Cuando nadie me ve

Esta es una canción que forma parte de mi primer disco. Dudaba al momento de grabarla porque era de un repertorio que no suelo abordar, pero quise tomar un riesgo y me pregunté ¿Por qué no? Siempre me ha gustado poder correrme de mis zonas cómodas, y como intérprete mi curiosidad me hizo cantar zarzuela, ópera, arias antiguas, spirituals, música melódica, canciones de películas, musicales y hasta tango y folklore... Y pienso que lo seguiré haciendo por más que mi voz se sienta más relajada en repertorio italiano. 
Esto es mi versión de "Cuando nadie me ve" compuesta por Alejandro Sanz. Me acompaña en piano el maestro Hernán Valencia.




Te quiero cantar

Tenía ganas de volver con algo distinto a Clásica&Moderna donde habitualmente realizo conciertos... Y pensaba con qué... Hasta que un día se me ocurrió  escribir una especie de unipersonal musical... y de todas las anotaciones, más las canciones que deseaba estuvieran en el repertorio, salió "Te quiero cantar" que hice en el mes de marzo de este año... Fue un concierto muy íntimo, pequeño, donde cuento una historia de amor a través de canciones, que en realidad son las excusas de las cuáles me valgo para contar algo que nos representa a todos, las etapas que una persona atraviesa desde que se conoce con otra hasta lograr enamorarse y luego todo lo que viene, que siempre es particular. 
Me sorprendí de la respuesta de la gente, en las funciones estaban atentos y muy participativos, y yo feliz de haber logrado que ese experimento haya servido para hacerlos pasar un lindo momento. 




Y esto es un adelanto que hizo el periodista Luis Bremer desde su portal de espectáculos unos días antes.

El joven intérprete utiliza reconocidas canciones de famosos compositores para contar una historia de amor en sus distintas etapas.
Breves intervenciones poéticas son la excusa perfecta para transitar las melodías de Jacques Brel, Ennio Morricone, Domenico Modugno, Mina, Elvis Presley, Simone, Arthur Hamilton y Charles Chaplin, entre otros; quienes supieron componer música para el sentimiento más esencial de todos.

Días de teatro

Días que a veces se reducen a luces, camarines, maquillaje, vestuario, audiciones, canciones y mucho juego.
Ayer fue una función hermosa en Olivos, con un público generoso y cálido, pero sin duda alguna, lo más lindo y amable sucedió en la cena, donde entre lágrimas, escuchábamos las palabras de una mujer que fue la que inició todo este despelote que hicimos con A Nonna Filomena"Un musical ni de acá ni de allá", Carina Nalin, y fue como un bálsamo, porque luego de tanto trabajo que hicimos todos, sus palabras, una mezcla entre artista, amiga, madre, productora y mujer nos acariciaron el corazón. 
Trabajar, es lo único que nos mantiene útiles y atentos con el resto. Y si al trabajo le sumamos el compartir con seres humanos sensibles y de buena madera, está todo dado para que un proyecto vaya bien y que uno pueda decir: amo mi profesión, por cosas como estas.


Gracias a: Diego Caceres, Mariuchi Elena, Karina Novelli, Alessandra Ruggiero, Ramiro García Miramón, Majo Almejún, Mariana Zourarakis, Andrés Sahade, Eliana Saihueque, Magalí Zato. 
Y a los que siempre estuvieron ahí: Sebastian Ezequiel Summo e hijos, Matias Ezequiel Rodriguez Asensio, Juan Corbisiesi, Fernanda Russo, Maria Buonfiglio y Gianfranco.

Acerca de salir a cantar

"Antes de cantar, siempre tengo un poco de miedo"...
Un poco fuerte el título de la nota, pero bueno, tiene bastante verdad.
Esta entrevista me la hizo el diario Tiempo Argentino por mis conciertos en marzo de 2015 en Clásica y Moderna.


–¿De que se trata el espectáculo musical Te quiero cantar?
–Es un concierto íntimo con voz y piano, donde utilizo canciones de autores muy reconocidos como la excusa ideal para contar una historia de amor en sus distintas etapas. Lo lindo de esto es que la gente puede sentirse identificada, porque todos se han enamorado alguna vez. Las canciones van desde “Procuro olvidarte”, “Cinema Paradiso” y “Candilejas” hasta “Ne me quitte pas”, entre otras. Es un repertorio amplio, de otra época.
–¿Qué te gusta más de la música?
–Poder interpretar y compartir con la gente lo que hago. Hacer música es especial, porque todo el tiempo estás pensando en eso. Hay conciertos donde muchos terminan emocionadísimos y me agradecen, y yo siempre por dentro me digo: “Es la bendita música”. Siento que ese es el objetivo: compartir y dar. 
–¿También escribís?
–Sí. He publicado novelas y escribo guiones de cine. Escribir es distinto a cantar, es más íntimo y me siento menos expuesto. Cuando canto siempre tengo antes un poco de miedo.
–¿Cual es el camino de búsqueda que querés realizar como artista?
–Mi necesidad es expresarme, estar en constante transformación y evolución. Quiero aprender y desafiarme; pienso que ese es el verdadero germen que me conecta con mi vocación. La vida que elijo es esa, rodeado de arte y de personas sencillas, que tengan una mirada noble de las cosas. Ir despacio, porque lo importante es el proceso, no el resultado.